jueves, 27 de noviembre de 2014

Bombones rellenos de dulce de leche

Esta semana me he acercado por motivos de trabajo al centro de la ciudad y observé curiosa, que ya están adornando las calles con luces navideñas, para un alumbrado más que inminente. Y eso a pesar de que aún nos queda un mes para que a todos nos toque ser más felices, -felices al menos, como nos vende la TV y sus grandilocuentes anuncios burbujeros navideños- y comiendo perdices. Pasadas las fechas, ya veremos.

Hasta en las grandes superficies han sacado ya a la luz turrones, mazapanes y todo lo que tenga que ver con un muñequito vestido de rojo o, para aquellos otros, tres reyes magos con un séquito de pajes y camellos. O como ocurre por estos lares, un fortachón con barba, casero, de pueblo y con su típico traje vasco. Para gustos los colores.


Y con el estupor de que antes de terminar este post hasta me hayan colocado el arbolito en la puerta, aquí os dejo la receta de estos bombones muy sencillos de hacer, y que presentados envueltos en una bonita caja o bolsitas de regalo  quedaremos que ni pintados en aquellos casos en que vayamos de invitados.

Solo tres ingredientes et voila! Saludos.

domingo, 2 de noviembre de 2014

Tarta de Santiago

Y un 2 de noviembre llegó el otoño a la ciudad. Y pensar que ayer noche podías estar paseando con una simple rebeca que por momentos te sobraba y hoy en cambio no puedo ni debo olvidarme del paraguas y/o chubasquero, pasamontañas, y ropa de abrigo que se precie para el simple hecho de salir a comprar el pan.

Es lo que tiene no sé si el cambio climático o no, pero lo curioso es que hemos disfrutado de un mes de otoño por estos lares que ni los más ancianos del lugar se acordaban.


Ahora bien, esto de que regrese la lluvia es maravilloso, tan necesaria para todo lo que nos rodea aunque a mí me pase que casi nunca me viene bien. Si llueve porque me fastidia la lluvia y si no lo hace porque hace mucho tiempo que no cae gota alguna. En fin caprichos del ser humano, así soy de imperfecta, qué le voy a hacer.

Y propio de una zona de este país donde el clima es sufrido y a la par le da ese carácter tan bonito y especial a sus tierras es Galicia. 

De momento solo la he visitado una vez, pasando por lugares como Sansenxo, Vigo, Baiona, Santiago, Cambados, Pontevedra, Combarros y otros más que me dejo en el tintero y quedé encantada. Gente muy amable, exquisitos productos locales, relación calidad-precio muy buena, y cómo no un paisaje espectacular.

Tanto me gustó que me he prometido volver. Y mientras hoy en honor a esa tierra, aquí traigo una receta de la web webos fritos, de la tarta de Santiago. Auguraba en su web, que era una receta de las mejores para hacer la tarta y yo, como si una fuera notaria y por tanto fedataria, doy por hecho dichas palabras.


Animaros a hacerla, veréis que rica sale. Solo una cosa , estas fotos están hechas en proporción a la mitad de los ingredientes que indica la receta, puesto que para dos personas me parecía excesivo pero la misma os la transcribo tal cuál está en la web.

Saludos.